¿Cómo impactan al medio ambiente las criptomonedas?

Todo esto se ha combinado para relacionar las monedas digitales con los combustibles fósiles de una forma que muchos inversionistas en la actualidad todavía no lo reconocen.

0

Una de las constantes preocupaciones que tienen los ambientalistas respecto al Bitcoin y otras monedas digitales tiene que ver con que requieren cada vez más energía a media que se vuelven mucho más populares y por supuesto a medida que incrementa su valor.

En el caso especifico del Bitcoin, los problemas matemáticos que los mineros deben resolver para recibir una recompensa BTC se vuelven cada vez más complejos conforme incrementa el valor de la moneda digital. Esto a su vez significa que requieren de más poder en sus ordenadores y en consecuencia, más energía.

Combustibles fósiles y criptomonedas

Todo esto se ha combinado para relacionar las monedas digitales con los combustibles fósiles de una forma que muchos inversionistas en la actualidad todavía no lo reconocen. Para muchos ambientalistas, el Bitcoin y otras criptomonedas están desacelerando el esfuerzo para conseguir una rápida transición que permita depender de los combustibles fósiles. Gran parte de la minería de criptomonedas que tiene lugar en la actualidad se da en China, donde los equipos de mineros han establecido operaciones masivas en áreas rurales en las que la tierra y la electricidad representan bajos costos.

criptomonedas medioambiente

De acuerdo con investigadores de la Universidad de Cambridge, gran parte de la electricidad que se utiliza para estas operaciones de minería, proviene de centrales eléctricas a carbón ineficientes, las cuales se construyeron en estas zonas rurales de China, antes de los grandes proyectos de construcción, muchos de los cuales jamas se hicieron realidad. Para poner en contexto esta problemática, la demanda de energía para un solo proyecto de minería de Bitcoin en Mongolia, son las mismas que las que se requieren para volar un avión Boeing 747.

La quema de carbón, así como de otros combustibles es en la actualidad una fuente importante de electricidad en todo el mundo, no solo para las operaciones de minería con criptomonedas, sino también para otras áreas. No obstante, la quema de carbono contribuye significativamente al cambio climático como consecuencia de que el dióxido de carbono se produce en exceso.

Ya hay voces que aseguran que el Bitcoin y otras monedas digitales, amenazan el progreso que se esta realizando hacia una economía que se basa en un bajo consumo energético y una baja emisión de dióxido de carbono.

¿Qué dicen los mineros del Bitcoin?

Como era de esperarse, muchos mineros de Bitcoin y otras criptomonedas, han adoptado una postura a la defensiva. De hecho, en esta misma investigación de la Universidad de Cambridge, se encontró que múltiples compañías mineras creían que el impacto ambiental por las operaciones sería significativamente menor en comparación con el proceso de extracción física del petróleo o cualquier otro recurso natural.

Otros mineros del Bitcoin y criptomonedas, están implementando nuevas estrategias y herramientas que apuntan a hacer que las operaciones de minería dependan menos de grandes cantidades de energía. Por ejemplo, la empresa HydroMiner, que tiene su sede en Viena, utiliza energía hidroeléctrica renovable para todas sus operaciones de minería. Hay también quienes piensan que las criptomonedas probablemente sean cada vez más eficientes a medida que continúen evolucionando y desarrollándose.

¿Quién tiene la razón?

Si bien es cierto que la cantidad de energía que se utiliza en el proceso de la minería de criptomonedas es enorme, los analistas no necesariamente tienen las cifras exactas. Más allá de esto, hay un argumento que sugiere que los benéficos de las criptomonedas, incluida la eficiencia adicional en el procesamiento de los pagos, así como la capacidad de ayudar a las personas a evitar la inflación, en realidad puede sopesar el costo del impacto ambiental.

Un punto importante en el debate sobre el impacto ambiental de las criptomonedas, tiene que ver con el hecho de que resulta muy complicado medir el impacto ambiental en si mismo. Considerando que el Bitcoin y la mayoría de las monedas digitales son anónimas, se tiene el problema al generar una estimación razonable respecto a las tendencias de uso de energía en todo el mundo que están vinculadas precisamente con la industria de las criptomonedas.

A pesar de ello, los analistas consideran que las cifras que se ofrecen no son un buen augurio. Desde inicios de este año, incluso las plataformas mineras más eficientes en términos de energía, estarían consumiendo 13 teravatios-hora de electricidad en total. En el supuesto de que muchos ordenadores no son, de hecho, tan eficientes como sea posible, la cantidad real de electricidad usada para extraer los Bitcoins, podría ser mucho mayor, y muy probablemente incremente conforme aparezcan más y más mineros.

¿Cómo impactan al medio ambiente las criptomonedas?
Valora este artículo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.