La tesis alcista del Bitcoin

Para los expertos, el Bitcoin esta experimentando un sobreprecio en su valor al punto que en la actualidad se considere que estamos viviendo una burbuja.

0

Para los expertos, el Bitcoin esta experimentando un sobreprecio en su valor al punto que en la actualidad se considere que estamos viviendo una burbuja. A pesar de ello, todos los bienes monetarios tienen como rasgo característico la prima monetaria. Lo interesante es que un bien monetario puede ser una burbuja y al mismo tiempo estar infravalorado, especialmente cuando se encuentra en las primeras etapas de adopción como criptomoneda.

La volatilidad del Bitcoin

La tesis alcista del Bitcoin

La volatilidad actual del Bitcoin esta directamente relacionada con el poco tiempo que tiene en el mercado. En sus inicios, esta criptomoneda se comportaba del mismo modo de las acciones con bajo nivel de capitalización y con un alto riesgo. Esto significaba que cualquier inversionista podría literalmente provocar un gran incremento en su precio.

Conforme ha ido ganando popularidad y liquidez, la volatilidad del Bitcoin ha disminuido de forma considerable. Si llega a sobrepasar su propia capitalización, la volatilidad del Bitcoin se reducirá tanto al punto que posibilitará el uso de esta moneda digital como forma de pago. También hay que decir que la monetización del Bitcoin se presenta en un conjunto de ciclos de Gartner.

La volatilidad del Bitcoin esta a la baja en la fase de meseta, en tanto que se muestra a la alza durante las fases de euforia y desilusión. Como consecuencia de que la liquidez del mercado aumenta en cada iteración, cada uno de los ciclos mostrará una menor volatilidad en comparación con los anteriores.

Las transacciones son muy costosas

Un aspecto en el que coinciden muchos inversionistas y expertos en criptomonedas tiene que ver con que la red del Bitcoin en realidad no es una buena plataforma de pago ya que el coste de transferir Bitcoins es muy elevado. A pesar de ello, este encarecimiento en las transacciones resulta ser positivo y esperado. Este coste es indispensable ya que se tiene que pagar a los mineros que se hacen cargo de proporcionar la seguridad necesaria a la red cuando validan las transacciones.

Estos incentivos económicos para los mineros son básicamente el pago que se les da por las transacciones y la recompensa por los bloques. Esta recompensa es un subsidio inflacionario que soportan quienes actualmente tienen Bitcoins. También es importante mencionar que estas recompensas son programadas para reducir hasta desaparecer en función de un calendario previamente definido.

Gracias a esto, se transforma en una especie de almacén de valor perfecto y como resultado la seguridad de la red del Bitcoin tiene que mantenerse solo con los pagos por cada transacción. Cuando se tiene una red con costes bajos, se tiene por consiguiente niveles de seguridad igualmente bajos, lo que la hace susceptible a los ataques o incluso a la censura externa. Por lo tanto, aquellos que promocionan costes bajos en transacciones con otras criptomonedas, en realidad lo que están haciendo es revelar su debilidad.

La base de quienes critican los altos costes en las transacciones en el Bitcoin tiene que ver con la creencia de que esta criptomoneda primero tiene que ser una plataforma de pagos y después convertirse en un almacén de valor. Por lo tanto, únicamente cuando el Bitcoin se posicione fuertemente como un almacén de valor, se convertirá entonces en una forma de pago realmente útil.

Por otro lado, cuando el coste de oportunidad de comprar o vender Bitcoins disminuya a un nivel que lo convierta en algo apropiado como moneda de intercambio, gran parte de las transacciones no se realizarán en la red del Bitcoin, sino a través de redes secundarias con menores costes. Estas redes secundarias como el caso de la red Lighting, son lo que en el siglo XIX se utilizaba para la transferencia de títulos de propiedad de oro, es decir, los pagarés.

Sin embargo, a diferencia de los pagarés, la red Lightning posibilitará la transferencia de esta criptomoneda a un coste mucho más bajo y sin que sea necesario confiar en una entidad bancaria para que actué como intermediaria. La evolución de esta red es algo innovador e importante en la historia del Bitcoin, por lo que su valor se hará evidente conforme sea desarrollada y adoptada durante los siguientes años.

Competencia

Al tratarse de un protocolo de software de código abierto, cualquier persona con los conocimientos necesarios puede copiar dicho código del Bitcoin y básicamente comenzar con una red parecida. A través de los años han aparecido muchas imitaciones que prometen realizar contratos inteligentes de forma arbitraria y complicada en una plataforma informática distribuida.

Los críticos del Bitcoin mencionan que esta criptomoneda no mantener su valor cuando se crean cadenas competidoras mucho más modernas y con una mayor funcionalidad. Este argumento se basa en la carencia del efecto red de la primera criptomoneda, que es un valor extra del Bitcoin por tratarse de una criptomoneda dominante.

Este efecto red en el Bitcoin incluye la liquidez del mercado, además de la cantidad de personas que son propietarias de esta criptomoneda, su imagen de marca, así como la comunidad de desarrolladores que no solamente mantienen esta red, sino que se aseguran de constantemente mejorarla. Los grandes inversionistas como el caso de los países, generalmente optan por mercados con mayor liquidez en los que es posible acceder y salir sin tener una repercusión directa sobre el precio.

Los desarrolladores más capacitados son atraídos por la comunidad de desarrollo a través de altos estándares y cuando se integran a la comunidad, aceleran el desarrollo que da fuerza a dicha comunidad. El reconocimiento de marca del Bitcoin se retroalimenta constantemente ya que la competencia siempre se destaca dentro del propio contexto de esta criptomoneda.

Bifurcación en el camino

Algo que se presentó frecuentemente durante el año pasado fue copiar no únicamente el software del Bitcoin, sino también todo el historial de transacciones, es decir, la cadena de bloques o Blockchain. Cuando se lleva a cabo el proceso de bifurcación, el blockchain se copia hasta un determinado momento desde el cual las dos redes se dividen. Fue así como la competencia del Bitcoin puso fin al problema de cómo distribuir la moneda a una base más amplia de usuarios y al mismo tiempo beneficiarse del efecto red.

La bifurcación más importante se presentó el 1 de agosto del 2017 en el momento en el que un grupo de inversionistas y empresas formaron una nueva red llamada Bcasch. Cuando esto sucedió, el propietario de una determinada cantidad de Bitcoins obtuvo automáticamente una determinada cantidad igual en monedas BCash. A partir de ese momento, la comunidad de BCasch ha intentado sin éxito hacerse de la marca Bitcoin, nombrando a su red Bitcoin Cash, además de recurrir a las campañas en medios de comunicación para atraer a los inversores diciendo que esta moneda es verdadera.

Aunque todos los intentos han fallado, la realidad es que existe un riesgo latente de que un competido clone el Bitcoin y su blockchain, consiguiendo con ello sobrepasar la capitalización del mercado y se convierta en un Bitcoin. Gran parte de la capitalización del mercado se quedará en la red que consiga mantener una comunidad de desarrolladores más activa y de mucha mejor calidad.

Riesgos potenciales

No obstante que las críticas al Bitcoin son desproporcionadas y se basan en una comprensión inadecuada del dinero, se sabe que existen riesgos potenciales cuando se invierte en el Bitcoin. Por lo tanto, antes de aventurarse en la inversión del Bitcoin, un inversionista tiene que comprender y asimilar, así como valorar todos estos riesgos.

El riesgo del protocolo

Probablemente en los próximos años no se descarta que se pueda encontrar algún error de diseño en las bases criptográficas a partir de las que ha sido creado el protocolo del Bitcoin. Si algún fallo en el protocolo comprometiera el cifrado criptográfico, la confianza en esta criptomoneda podría verse afectada negativamente.

En los inicios del Bitcoin, el riesgo del protocolo fue más que evidente, en un momento en el que ni si quiere los más experimentados en criptografía tenían la certeza de que Satoshi Nakamoto hubiese encontrado la solución al problema de Bizantino.

El cierre de los mercados cambiarios

Al tener un diseño descentralizado, el Bitcoin ha mostrado un alto nivel de resistencia ante los múltiples intentos de regulación o cierre en diferentes países. No obstante, los mercados donde se vende y se compran Bitcoins por monedas son mercados centralizados y vulnerables a cierres o regulaciones. Si no existieran estos mercados y una disposición de los bancos para hacer negocios, el proceso de monetización de esta criptomoneda puede experimentar una severa afectación.

A pesar de que se tienen otras fuentes de liquidez para esta moneda digital, como el caso de los mercados alternos, así como los mercados descentralizados, el proceso de actualización del precio se presenta en los mercados cambiarios que tienen una mayor liquidez, todos los cuales son mercados descentralizados.

Por otra parte, el arbitraje jurisdiccional posibilita reducir el riesgo de cierre de un mercado cambiario. Binance por ejemplo, se trasladó a Japón luego de que en China se ordenará el cierre de sus operaciones. Solamente con un cierre coordinado en términos globales de todos los mercados del Bitcoin, podría detener completamente su proceso de monetización.

Es un hecho que esta criptomoneda se le acaba el tiempo para conseguir un nivel de adopción tan grande que pensar en un cierre sea algo prácticamente imposible. No obstante esta posibilidad es latente y debe ser considerada al momento de invertir en Bitcoins.

Intercambiabilidad

Con frecuencia determinados Bitcoins son marcados como dinero sucio como consecuencia de la naturaleza abierta y transparente del blockchain por el hecho de haberse usado en actividades ilegales. A pesar de que la resistencia a la censura de esta moneda digital permita su transferencia, si los países prohíben la utilización de los Bitcoins marcados, el mercado cambiario podría sencillamente rechazarlos, eliminando con ello su valor.

Como consecuencia, el Bitcoin perdería su intercambiabilidad, la cual es una de sus propiedades más relevantes como bien monetario. Para mejorar este aspecto, son necesarios modificaciones al protocolo orientados a mejorar la privacidad de las transacciones. La clave está en saber si se puede mejorar la privacidad del Bitcoin, sin que se vea comprometida su utilidad como moneda.

La tesis alcista del Bitcoin
Valora este artículo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.